Fundación Koto: Compartiendo conocimientos para mejorar la vida de los jóvenes vietnamitas

La Fundación Koto comenzó hace más de 10 años, cuando el fundador, Jimmy Pham, abrió una pequeña tienda de sándwiches en Hanoi como un medio para ayudar a los jóvenes que viven en las calles ofreciéndoles trabajo. La iniciativa defiende el principio “Conoce uno, enseña uno”, lo que significa que el conocimiento debe ser compartido. Basándose en esta filosofía, la Fundación Koto ofrece a los jóvenes un programa de formación de dos años en hostelería en sus centros de formación de Hanoi y Saigón. La formación dota a los jóvenes de excelentes capacidades profesionales, ofreciéndoles oportunidades para trabajar en los mejores hoteles y restaurantes. También se les enseña una variedad de habilidades sociales, lo que los convierte en personas bien adaptadas, que viven su presente con una mentalidad dispuesta a descubrir su propósito en el futuro.


Cada seis meses, Koto recluta hasta 30 jóvenes de la calle, entre las edades de 16 y 22 años, siguiendo recomendaciones provenientes de una amplia red de fuentes, incluidas personas, orfanatos locales u otras organizaciones que se ocupan de la pobreza, la trata, el abuso físico y otras adicciones Hay más de 600 estudiantes formados en los centros de Hanoi y Saigón, que han tenido acceso a talleres de habilidades para la vida y restaurantes de formación.


Hoy, la Fundación Koto se extiende desde Australia hasta Vietnam y cuenta con el apoyo de un organismo internacional de patrocinadores, donantes, socios y Embajadores de Buena Voluntad individuales y corporativos comprometidos con el principio «KOTO – Know One, Teach One» y sus esfuerzos para mejorar las vidas. de la juventud vietnamita.

Esta es otra iniciativa documentada por Towards the Human City.

Amanda Ortiz
Amanda Ortiz
Amanda es una practicante de comunicaciones en GlobalCad.