Colaboración con el sector privado para afrontar los retos posteriores a la pandemia del COVID-19

Fuente: WILPF

La pandemia del COVID-19 ha generado una situación muy compleja en todo el mundo. Según el Informe de Perspectivas Económicas Mundiales del 2020 realizado por el Banco Mundial, se espera que las profundas recesiones provocadas por la pandemia causen efectos a largo plazo. Estos se manifestarán a través de una menor inversión, de una erosión del capital humano debido a la pérdida de trabajo y escolarización, y de la fragmentación del comercio mundial con los vínculos de suministro.

Las poblaciones más vulnerables, como las mujeres, las niñas y los jóvenes, han sido las más afectadas por la pandemia del COVID-19, y serán, a su vez, las que sufran más recesiones en el futuro. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), se estima que 47 millones de mujeres de 114 países de ingresos bajos y medios no podrán utilizar anticonceptivos modernos, y se prevé que otro confinamiento de seis meses provocaría otros 31 millones de casos de violencia de género. En este sentido, la crisis pone de manifiesto la necesidad de actuar urgentemente para mitigar las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia, proteger a las poblaciones vulnerables y sentar las bases para una recuperación duradera, con un fuerte enfoque en los mercados emergentes y en los países en desarrollo.

La situación actual podría perjudicar gravemente el progreso de la dirección estratégica del FPNU. El cumplimiento de esta visión implica, además de la contribución de los donantes tradicionales, la movilización de recursos adicionales no restringidos, ya que muchos países, incluida la UE, han reasignado la financiación pública a las prioridades de la crisis, centrando toda su atención en los efectos derivados del COVID-19. Un claro ejemplo de ello es el recorte por parte del Gobierno del Reino Unido de aproximadamente el 85% de la financiación de los suministros del FPNU para la planificación familiar.

En este contexto, la Subdivisión de Alianzas Estratégicas (SPB) del FPNU está liderando los esfuerzos de toda la organización para fomentar las alianzas con donantes no tradicionales con el fin de obtener recursos adicionales, tal y como se establece en el Marco de Alianzas Estratégicas 2018-2021.

Para apoyar estos esfuerzos, GlobalCAD ha sido la empresa seleccionada para evaluar el potencial del compromiso y de las alianzas del sector privado, especialmente en términos de movilización de recursos, en las seis regiones diferentes en las que opera el FPNU.    

Esta evaluación incluirá una propuesta de subregiones y países para que el FPNU priorice las alianzas con el sector privado. A su vez, se analizará el enfoque adoptado por aquellas organizaciones similares que hayan efectuado alianzas exitosas con el sector privado en estas regiones. La evaluación de GlobalCAD se centrará en las tendencias clave para incrementar el compromiso del sector privado en la fase de recuperación de la pandemia del COVID-19.

Rosario Uriarte
Rosario Uriarte
Rosario es asistenta técnica en GlobalCAD. Tiene ocho años de experiencia en el campo del desarrollo, particularmente en el diseño y la gestión de programas, la investigación sectorial y orientada a políticas, así como en alianzas multisectoriales.